BAQUIA

Google publica el proceso de purga en su publicidad online

La inmensa mayoría de los servicios web subsisten gracias a la publicidad online. Tanto en las versiones de escritorio como en aplicaciones móviles, los anuncios son parte fundamental del porvenir de estos servicios y la propagación de bloqueadores de anuncios está haciendo aumentar la preocupación sobre su futura superviviencia.

result[1]

En otros casos vemos como son las propias webs las que implantan un sistema ‘anti-bloqueadores’, obligando a sus usuarios a desactivar estas aplicaciones o directamente ignorándolos a la hora de mostrar su contenido como ya hizo Google con su servicio de video YouTube meses atrás.

Los de Mountain View siguen convencidos de que su sistema de publicidad online es beneficioso para los usuarios y por ello ha publicado un informe acercando al público general el proceso de bloqueo de anuncios malintencionados.

En él se destaca que cuentan con un equipo de más de 1.000 personas dedicadas exclusivamente a esta labor y que en el pasado año 2015 se eliminaron del sistema cerca de 780 millones de anuncios por su contenido inapropiado.

Entre los principales tipos de anuncio eliminados se encuentran los que exponían al usuario al ‘phishing’, las estafas de pérdida de peso, venta de productos farmacéuticos y falsificaciones, además de aquellos que instalaban software indeseado alterando el correcto funcionamiento del dispositivo en cuestión. Sitios web y aplicaciones cuyos desarrolladores no cumplían con las políticas establecidas por Google también han desaparecido del sistema publicitario.

El ánimo a abandonar la utilización de aplicaciones bloqueadoras de anuncios también se extrae del artículo, dejando claro que la intención de Google es dejar en manos del usuario el control de la publicidad que quiere recibir. La posibilidad de silenciar ciertos tipos de anuncios o el portal de gestión publicitaria publicado en este año por los californianos son sus dos principales bazas.

Esta declaración de intenciones de Google es otro capítulo más de la guerra que mantienen desde hace ya unos meses bloqueadores y proveedores de publicidad, y que parece no tener fin.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios