BAQUIA

Madrid toma medidas urgentes ante el fracaso de la implantación de LexNet

Hosting del Ministerio de Justicia: ¿Vulneración de la separación de poderes?

 

implantación de LexNet

Ministro de Justicia, Rafael Catalá.

La Justicia estaba llamada a enfrentarse el pasado 1 de enero a su particular ‘efecto 2000’: el fin del papel en los juzgados y tribunales.  A pocos días de la entrada del mandato contenido en la Ley de Enjuiciamiento Civil por el cual todos los asuntos judiciales entre sus profesionales se comuniquen de forma telemática, con la implantación de LexNET, el escepticismo reinaba entre profesionales y administración.

La digitalización de la Justicia era una de las grandes apuestas de la agenda del ministro Rafael Catalá, y la obligatoriedad de que las comunicaciones y trámites entre los colectivos jurídicos y las sedes judiciales se hagan de manera electrónica en todos los órganos jurisdiccionales, uno de sus primeros retos. Hazaña por el momento fallida.

Ante las disfunciones detectadas tras la entrada en vigor la implantación de LexNET, el pasado 1 de enero, de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil 42/2015, ayer se reunían la Comisión Mixta de Justicia de la región, integrada por la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y la Consejería de Justicia de la Comunidad Autónoma, contando con la presencia del Ministerio de Justicia, el Consejo General del Poder Judicial, el Fiscal Superior de la Comunidad de Madrid, la Abogacía del Estado y los Colegios de Abogados, Procuradores y Graduados Sociales.

Finalmente se ha llegado a una serie de medidas de choque. La Comisión Mixta de Justicia ha establecido un nuevo plazo de adaptación, el 1 de marzo, para que los profesionales de la Justicia, de forma transitoria, presenten sólo en papel los escritos en relación a asuntos iniciados antes del 1 de enero de 2016.

Desde el punto de vista técnico, se urge a establecer inmediatamente los sistemas adecuados para la remisión de estos escritos, de asuntos ya iniciados, directamente al juzgado correspondiente, automatizando en su caso la actuación del Decanato respecto de estos escritos.

Asimismo, se distribuirá a todos los funcionarios tarjetas criptográficas que les permitan operar con LexNET y se resolverán las incidencias técnicas referentes a teclados y configuración del nuevo sistema.

Otro de los principales obstáculos que han ralentizado la plena adaptación de la administración judicial al ‘papel cero’ ha sido la falta de formación al personal y futuros usuarios del sistema.

Se propone así, analizar con urgencia el número de personal adecuado en cada decanato para asumir estas nuevas funciones de registro y reparto, y dotar del personal necesario a los decanatos que requieran un incremento de personal, reforzando en este periodo transitorio a los decanatos que lo necesiten. Y, por último, realizar con urgencia la formación adecuada a los funcionarios en el uso de estas tecnologías.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios