BAQUIA

1.500 millones de libros impresos frente a 500.000 e-Books

La cadena de librerías Barnes & Noble acaba de cerrar su tienda de libros electrónicos; según explica Daniel Blackman en nombre de la la empresa \”Existe un mercado…pero no se ha materializado hasta el punto que seamos capaces de soportar el negocio\”.

Los e-Books son, según explica Nuria Almirón, \”Libros en formato digital. Es decir, textos que sólo pueden leerse con algún dispositivo digital o electrónico en lugar de impresos sobre el papel. Los libros electrónicos tienen en su favor una facilidad de distribución monumental, una reducción de costes todavía más monumental y una rapidez de impresión nunca vista en el mundo editorial\”.

En 2002, el libro clásico ha ganado por goleada al electrónico: 1.500 millones de ejemplares editados en papel frente a 500.000 en formato electrónico. ¿Quiere esto decir que el e-Book no tiene futuro? Todo lo contrario. Lo que ocurre es que deberá transcurrir un lapso de un par de generaciones para que se convierta en algo tan habitual como lo es hoy el libro impreso. Nuevas generaciones, habituadas al ordenador y a Internet y, según un artículo de Yahoo, también los mayores, que disfrutan de tiempo y prefieren un sistema poco pesado de transportar lectura, pueden ser los catalizadores de una nueva ola de utilización del libro electrónico.

Y sin embargo, la promesa de los e-Books hizo predecir ventas de 250 millones de dólares para el año 2005. Empresas como Microsoft, Palm> o Adobe se lanzaron a la fabricación de equipos portátiles especialmente diseñados para reproducir en sus pantallas la calidad del papel.

Gemstar-TV Guide Internacional Inc. intentó convertirse en el proveedor número uno del mundo en la venta de e-Books y los equipos que los hacían posibles. Cotizada en el Nasdaq, la empresa dejó de vender este tipo de equipos el pasado mes de julio.

La conclusión final es que el mercado estadounidense, el más avanzado del mundo, no está todavía listo para la difusión masiva del libro electrónico y que, aunque ya dispone de un mercado creciente, los niveles de venta no permiten su distribución como negocio rentable. Los pocos editores de e-Books que existen en España deberán reflexionar sobre la viabilidad de su modelo de negocio.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios