BAQUIA

2001, una odisea en el ciberespacio

Acabó otro año en la recién estrenada Era de Internet. A lo largo de esos doce meses Baquía.com hizo todo lo posible por estar al tanto de lo que aconteció, que no fue poco: los atentados del 11 de septiembre, el progreso de la Red en España y Latinoamérica, los vencidos, los nacidos y los más o menos sufridos supervivientes… Es sólo una muestra de lo que desfiló por nuestra web a lo largo del pasado año. Ahora lo recuperamos con la perspectiva que da la distancia porque, para no tropezar en el futuro, conviene aprender del pasado.

11 DE SEPTIEMBRE DE 2001
Internet en las trincheras

Un hito deleznable marcó 2001 para la Historia: aviones pilotados por terroristas suicidas derribaron las Torres Gemelas y destruyeron medio Pentágono. El 11 de septiembre dejó los ojos del mundo como platos. Internet estaba allí para vivirlo como espectador, protagonista, informador… e incluso como cuerpo de bomberos y casa de socorro.

El 11-S sirvió para poner a prueba la eficacia de la Red como medio de comunicación, y demostró ser rápida, flexible y tener tantas utilidades como quepan en la cabeza de sus usuarios y sitios web. La televisión siguió reinando, pero, a medio camino entre la imagen de calidad en tiempo real de la TV y el análisis detallado de los periódicos, la Red consiguió ofrecer una cobertura extraordinaria del suceso. Los nodos de información se saturaron como nunca en su corta historia, pero reaccionaron con rapidez tirando lastre por la borda para que las páginas cargasen sin demora. Además, asentado un poco el polvo y apagado el estruendo, sólo en Internet se encontraba reunido todo lo ocurrido el 11 fatídico y los días siguientes; ofrecía una visión global y \’enlazada\’ que no está al alcance de ningún otro medio.

Además de pasar con buena nota su examen como fuente de información, la Red sirvió de medio de comunicación alternativo a los saturados tradicionales, poniendo en contacto a familiares y amigos (a través de foros, chats y emails), canalizando donaciones para las víctimas y ofrecido todo tipo de servicios (direcciones y teléfonos de centros de donación de sangre, listados de hospitales y víctimas, centros de información, etc.).

FINANZAS ONLINE
Aplicaciones que siguen contando mucho

La banca en línea se perfila cada vez más como un canal de distribución complementario y no exclusivo. En España, el buen perfil demográfico (joven, alto poder adquisitivo y mayor potencial) siguió originando una auténtica guerra por atraer depósitos a través de una alta remuneración de los depósitos de los bancos en línea. En Latinoamérica no se ha dado este fenómeno, aunque la banca en línea tiene mucha popularidad en países como Brasil y México.

Por su parte, los brokers en línea han tenido que afrontar las dificultades que conlleva la baja bursátil. Generalmente, una baja en el precio de las acciones trae consigo un menor volumen de transacciones y, por tanto, de las comisiones de estas entidades. No obstante, la aplicación de la compraventa bursátil en línea sigue siendo popular. Entidades estadounidenses como Charles Schwab, E*Trade o Ameritrade han tenido que ajustar sus gastos para mantenerse en la senda de la rentabilidad. Consors en Alemania atraviesa una etapa especialmente delicada.

Por otra parte, tanto los bancos como los brokers de Internet, y hasta los proveedores de contenido financiero, están desarrollando nuevas aplicaciones con las que atraer a internautas/depositantes/inversores bursátiles. El desarrollo de tecnologías de asesoramiento en línea en la inversión, según parámetros fiscales, de riesgo y rendimiento histórico, está adquiriendo un desarrollo importante.

MERCADOS USA
Continuó la cuesta abajo

Fue el segundo año consecutivo de bajas bursátiles. El Índice Nasdaq, compuesto mayoritariamente por empresas tecnológicas, bajó un 21%, el Dow Jones cedió un 7% y el S&P 500 bajó un 13%. En 2001, la acción de Cisco bajó un 53%, Nortel un 77% y Oracle y Nokia un 53% y un 44%, respectivamente. Muchas empresas tecnológicas, financiadas por la burbuja de los noventa, expandieron enormemente sus capacidades de producción. Ante la baja de la demanda de sus productos están capacidades no están siendo utilizadas.

Definitivamente, los mercados claramente alcistas de finales de los noventa han dado paso a un periodo de rendimientos negativos que ya dura dos años. Aún así, desde el 21 de septiembre hasta finales de año el S&P 500 subió un 20%. Desde el punto de vista de las valoraciones (los múltiplos precios-beneficios o PER) no se puede decir precisamente que el mercado esté barato. Teniendo en cuenta los beneficios de las empresas del S&P 500 para 2002, el múltiplo está entre 25 y 35 veces los beneficios (desentendiendo del grado de optimismo que tengan los pronósticos). En especial, las empresas tecnológicas siguen cotizando a múltiplos altísimos. En promedio, el PER de las tecnológicas que cotizan en EEUU está por encima de 70. Esta alta valoración es aún más difícil de justificar si se considera que muchas de estas empresas, Intel por ejemplo, atraviesan una fase de fuerte bajada en sus ingresos y beneficios.

E-COMMERCE
El pan de cada día

Con lo que ha caído a lo largo del año que nos ha dejado, sólo se puede dar una nota al comercio electrónico: sobresaliente. El problema para medir la evolución del e-commerce en 2001 es común al de otros parámetros que tratan de determinar el desarrollo de Internet: al comparar los datos con el espectacular 2000 no es fácil salir bien parado. Aun así, en el último año el comercio electrónico ha mostrado claros signos de madurez. Ha mantenido la estabilidad -cuando no el crecimiento- constante pasando por encima de recesiones económicas y brutales atentados terroristas.

Si se trata de poner \’peros\’ es fácil encontrar al menos dos. Los problemas inherentes al comercio electrónico apenas han avanzado un paso en 2001; la seguridad, principalmente, sigue entre las tareas pendientes para derrotar de una vez por todas la desconfianza del consumidor online. Se ha depurado el bosque de cibercomercios, y los que quedan son más expertos y saben que hay que cuidar exactamente los mismos aspectos que ha mimado el tendero de toda la vida (sobre todo la atención al cliente); a los que las tiendas online deben añadir cuestiones propias de un sitio web, como el diseño y la facilidad de uso (usability). De otro lado, en el e-commerce ondea sin amenaza la bandera de las barras y estrellas; en el resto del mundo sigue siendo un asunto casi marginal.

Se puede decir que el gasto online en EEUU mantuvo en 2001 una evolución pareja al año precedente, cayendo un poco tras el 11-S pero levantándose rápidamente. En Navidad, donde se realiza casi la mitad del gasto anual, las cosas fueron finalmente bien: el tráfico subió un 50% en los cibercomercios y los internautas se dejaron 13.800 millones de dólares (un 15% más), según el estudio eSpending. En Europa, que sigue muy retrasada respecto a EEUU, el gasto rondó los 2.550 millones de dólares (casi todo se lo llevaron Alemania y el Reino Unido), según Jupiter MMXI. En España, Atiendes estimó el gasto online navideño en 9,7 millones de euros, dejando constancia de que viajamos en el furgón de cola del tren de vapor del Viejo Continente. Sin embargo, las perspectivas, sobre todo en negocios más asentados como el de los viajes online, son muy halagüeñas. Pronto, comprar en la Red, sobretodo a través de los nuevos dispositivos que irán llegando, será una actividad cotidiana para la mayoría de los habitantes del planeta.

CAPITAL RIESGO
¿Dónde está?

Al igual que los fabricantes de software o los de semiconductores, el capital riesgo cerró el 2001 como uno de los peores de su historia. La crisis económica, la caída en picado del valor de las empresas de Internet y las consecuencias derivadas de los atentados del 11 de septiembre atenazaron las manos de las firmas de capital riesgo. A lo largo del año, las financiaciones a través de este modelo se despeñaron un 21% llegando a duras penas a los 55.000 millones de dólares. El reparto de esta cifra se realizó entre apenas 200 proyectos, según apuntó la firma Venture Wire. De estas 200 iniciativas, 15 pudieron darse con un canto en los dientes al recibir más de 1.000 millones de financiación. El año pasado fueron 250 las inversiones agraciadas, que se repartieron 70.000 millones de dólares. Pero lo peor puede que esté por venir: Venture Wire predice que 2002 será nefasto. Abróchese los cinturones, que viene una caída mayor.

PUBLICIDAD
¿Alguien me compra un banner? ¡Eeeooooo!

2001 vivió el boom de la publicidad online. Y decimos boom porque explotó: se fulminó, desapareció… La juventud del medio, la falta de estándares, las medidas equivocadas y las promesas incumplidas se unieron a la crisis del sector -las puntocom ya no tenían dinero para gastarse en publicidad- para acabar con una de las principales fuentes de ingresos de muchos negocios de la Red.

Una vez constatado que la publicidad en Internet olía a muerto, se precipitaron varios fenómenos. De un lado, las puntocom que sobreviven comienzan a reducir costes y diversificar sus negocios para encontrar alternativas a la sequía publicitaria; de otro, la publicidad no se resigna a su perra suerte y también busca fórmulas/formatos alternativos. El futuro pasa impepinablemente por la recuperación (aunque los precios de la publicidad online nunca volverán), especialmente en los mercados casi vírgenes como el español. La implantación progresiva de la banda ancha, las estrategias multiplataforma y la creación de estándares universalmente aceptados abren caminos inexplorados. Hay luz al final del túnel

PAGAR POR CONTENIDOS
Vuelven los pantalones de campana

Claro, si no hay publicidad alguien tiene que pagar los sueldos de los que se dedican a surtir la Red de contenidos. Quede diáfano que en el debate sobre si \’el contenido es el rey\’, nuestra postura sigue siendo la misma: en la Economía de la Atención sólo los mejores escaparates atraerán la mirada de los internautas; la calidad y el interés de los contenidos seguirán siendo fundamentales para aglutinar al público en el universo de Internet. Pero una cosa es constatar la importancia del contenido y otra muy distinta la forma de monetizarlo.

La última moda de Internet es cobrarlo todo. Y se trata de una moda retro: en su día ya lo intentaron muchos sitios que tuvieron que dar marcha atrás, escaldados por la espantada de sus usuarios. Ahora, desde FuckedCompany a Salon, pasando por Baquía.com, Yahoo! y algún que otro buscador, todos buscan la manera de exprimir los contenidos, bien sea a través de suscripciones o servicios \’premium\’, bien a través de la táctica mucho más suicida de cerrar lo que antes estaba abierto. El problema es el mismo de siempre: no se cobra por lo que se quiere, sino por lo que se puede. Todo aquello que abunde gratuito en la Red será inútil tratar de cobrarlo: intente vender aire embotellado. Pero contenido de pago, haberlo, haylo: basta con que sea especializado (sobre todo si se trata de información empresarial de calidad) y diferente al resto (único, si puede ser). ¡Ah!, y que interese a alguien…

ENTIERROS .COM
Sin piedad

Los entierros de puntocom muertas en acto de servicio se sucedieron como un goteo constante a lo largo de año pasado. El doloroso informe realizado WebMergers arrojó la cifra de 537 compañías que en 2001 suspendieron sus operaciones o se declararon en bancarrota, cifra que duplica los 225 registrados el año anterior. La tantas veces preconizada criba del sector no tuvo piedad: se llevó a grandes y pequeños, a nodos que sólo conocían sus autores y otros que ganaron el beneplácito de los internautas por su calidad. Entre los últimos se encuentran The Standard, Upside (que al poco resucitó) o el proveedor de acceso [email protected] (las exequias se celebrarán el 28 de frebrero). No fueron las únicas: la compañía de reparto de ultramarinos online Webvan cerró los ojos en junio, la empresa de venta de productos de supermercado Kozmo lo hizo en abril, la tienda de mascotas Petopia en febrero o la juguetería online eToys en frebrero y la consultora estadounidense MachFirst en abril.

Las muertes más lamentadas fueron las de Suck.com, un clásico que amenizaba Internet desde 1995 con estupendas columnas de humor, The Standard, cuya calidad a la hora de informar sobre cuestiones de Internet era incontestable o The Globe.com, epítome del glamour y ejemplo de lo que debía ser el modelo de negocio una compañía en la Red.

En España e hispanoamérica también pasaron a mejor vida el portal Yupi.com, la consultora Teknoland Zakis, demasiado.com, la versión española de UOL o la perfumería Parfumsnet. Aunque no son todas las que están. Tampoco gozaron de mayor suerte las revistas de papel que trataban temas de Nueva Economía. InternetWeek, The Standard, o SiliconAlley. Otras muchas se despojaron del sufijo .com como si estuviera apestado. La publicación española Ganar.com lo acaba de hacer recientemente, aunque para cambio el que llevó a cabo la revista argentina Puntocom, que ahora se distribuye con el contundente nombre de Poder.

ESPAÑA
La Sociedad de la Información, en punto muerto

El 2001 no fue como para que Internet diera palmas de alegría en España. El año se cerró superando los 7,4 millones de usuarios, lo que demuestra que se mueve sin prisa pero sin pausa: hace dos años eran dos millones menos. Durante los pasados doce meses muchos internautas dieron de baja sus tarifas semiplanas para probar con el ADSL, conexión que ya se encuentra en 300.000 hogares, lo que supone el 75% del mercado de banda ancha, mientras que el resto le corresponde al cable. El portal de MSN cerró el año alzándose con la corona de nodo más visitado, al que siguieron Terra, Yahoo! y Eresmas. La consultora Jupiter constató que, a finales de mes, lo más rastreado por la Red en España fueron los nodos de ocio (Granavenida.com, Real.com y AudioGalaxy) e información (páginas web de los diarios El Mundo y El País).

Porcentajes aparte, la historia de Internet en España se puede definir de rotundo fracaso. EL cacareado Plan Info XXI lanzado en marzo por el presidente del Gobierno, José María Aznar, y pilotado por la ministra de Ciencia y Tecnología Anna Birulés no ha cumplido ni los objetivos ni los plazos establecidos. La Sociedad de la Información es una casa a medio construir. La Asociación Española de Empresas de Tecnologías de la Información SEDISI puso los puntos sobre las íes al apuntar que España se encuentra a 12 años de distancia de Europa y a 50 de Estados Unidos, aunque voces más contemporizadoras, como la del secretario de Estados de las Comunicaciones, Baudilio Tomé asegure que \”España camina hacia la convergencia con Europa\” en lo que a Sociedad de la Información se trata. Para el 2001 el Plan Info XXI contemplaba alfabetizar a un millón de \’infopaletos\’, formar en nuevas tecnologías a 2.000 parados durante el presente año –y a 14.000 durante los venideros–, comenzar la fabricación de los DNI digitales o conceder una cuenta de correo electrónico a cada español. Todas estas iniciativas se han aplazado sine die. El símbolo máximo del Plan Info XXI han sido autobuses cargados de PCs que se han fletado para que vayan colonizando los pueblos españoles. ¡Guau! Para definir el desarrollo de la Sociedad de la Información en España no hay calificación más acertada que el aznariano cero patatero.

LATINOAMÉRICA
Se acabó lo que se daba

El mercado latinoamericano de Internet atraviesa por una fase de fuerte crecimiento en el número de internautas, aunque el negocio del acceso a la Red aún dista mucho de obtener rentabilidades altas. El modelo del acceso gratuito, que en un primer momento se entendió como una estrategia rápida y efectiva para ganar cuota de mercado ha demostrado ser un pozo sin fondo. Y es que resulta que la publicidad en línea en Latinoamérica sigue siendo teniendo un volumen inferior a los 200 millones de dólares anuales.

Como la publicidad no da mucho de sí, los proveedores de acceso apuestan por el modelo de pago. AOLA, apoyada por los vastos recursos de AOL-Time Warner, el banco brasileño Itaú y el grupo venezolano Cisneros, han hecho avances importantes. En Brasil, AOLA sigue teniendo en Universo Online a un rival formidable que \”juega en casa\” y provee mucho contenido local. En México, Prodigy Telmex es el líder del mercado. Por el lado de la financiación de las compañías, el volumen de fondos de capital riesgo y private equity bajó mucho en 2001 comparado con años anteriores.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios