BAQUIA

Ordenadores en la cabeza de un alfiler

Los ordenadores siguen siendo malos en representar procesos biológicos. Mirar es, para un ser humano normal, algo sencillo e intuitivo. A un ordenador le cuesta mucho. Los ordenadores cuánticos parece que están marcando el camino de una nueva forma de procesar información. Ahora, una compañía americana D-Wave, dice poder ofrecer soluciones comerciales basadas en este tipo de ordenadores y habla de una revolución también en el tamaño. Ordenadores del tamaño de una cabeza de alfiler. Miles de ordenadores para conseguir emular movimientas y prestaciones del ser humano que, hasta ahora, seguían siendo una quimera. Una de las aplicaciones más inmediatas de este tipo de ordenadores es la de estudiar la interacción molecular. Poder predecir el comportamiento de las moléculas cuando interactúan entre ellas y, de esta manera, contribuir de forma importante a la mejora del tratamiento de muchas enfermedades.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios