BAQUIA

El emprendedor por…

Pocas veces me impresiona tanto un emprendedor. Los emprendedores vienen en todo tipo de empaquetados. Los hay optimistas, los hay pesimistas -¿como se puede ser emprendedor y pesimista?- pués si los hay. Vienen más o menos preparados o se han currado el proyecto más o menos… Lo que rara vez se da es un emprendedor por narices. Alguién que tiene experiencia, juventud -ya se sabe Divino tesoro- y garra y, sobre todo, es infatigable al desaliento. Llevo varios meses, tratando de convencer a uno en concreto de que su proyecto es demasiado arriesgado por lo poco diferencial que tiene y la gran competencia que existe ya en el mercado mundial. Poco a poco, el que me va convenciendo es él a mí. Consigue lo que creía imposible, hace magia con el poco dinero que tiene y encuentra huecos en su estudio, durante un MBA de prestigio, para llevar adelante su sueño. Casi me tiene convencido de invertir con el corazón en un proyecto en el que mi razón me desaconseja.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios