BAQUIA

El talento técnico discrepa

Mi anterior post ha suscitado un debate muy interesante sobre el talento técnico en España. Los comentarios van desde que los informáticos son unos incomprendidos a los que se les paga una porquería, hasta los que dicen que se creen “estrellas del rock” y, como no conocen el paro en su actual generación, son incapaces de aportar “las ganas” necesarias para ayudar a sacar a un emprendedor adelante. La mayoría cree que en EE.UU. se sabe mucho mejor lo que vale un informático, tienen prestigio y se les paga bien. Pocos de los que lo comentan han tenido, como yo, la experiencia de ver como se trabaja en una start-up. En California o en Ripoll. El emprendedor no vive, pasa 18 horas al día en la empresa y tiene un grupo clave que, como el tiene participación en el proyecto, que hace lo mismo. La mayoría de ellos ganan 1/3 de lo que les pagaría una empresa normal o bien, en muchos casos, no cobran durante los primeros 12 a 15 meses a cambio de las acciones que ha recibido y se les puede llamar a media noche y siempre hay alguién. El problema es que: 1.- Pocos emprendedores se creen de verdad su proyecto (sobre todo en España) 2.- El proyecto en realidad es de autoempleo y nadie cree que se vaya a hacer millonario con él. 3.- Son casi siempre copias de modelos de otros países. 4.- El entusiasmo se queda a mitad de camino 5.- La mayoría de los que se han “creído” un proyecto anterior que ha fracasado ya no escuchan cantos de sirena de ningún tipo y piden “pasta flora”. Para mi, precisamente la mayor dificultad en cualquier proyecto estriba en vendérselo a los compañeros de viaje. Los directivos y empleados que tienen que ayudarte a hacerlo un gran éxito. Ahí fracasan el 98% de los proyectos que veo a diario. Eso no quiere decir que no haya proyectos, otro 10% adicional, que sí permite a los promotores ganar dinero. Lo que pasa es que éste es para ellos y no da para pasarles nada a la tropa… No es fácil saber cual es cual, claro.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios