BAQUIA

La valoración de empresas de Internet

Desde el inicio hemos querido ser imaginativos -y muy realistas- en la valoración de nuestra inversiones. Tiene mucho que ver con todo lo que aprendí en mi etapa de Netjuice. La incubación 1.0, la que inventaron los americanos en los años 93-94, no funcionó demasiado bien. Netjuice tuvo la suerte/visión de fusionar Donde Comprar con Kelkoo y la venta de esta empresa a Yahoo por 475 millones de Euros en el 2004 recuperó los 10.000 millones de las antiguas pesetas que habíamos levantado (gracias a Carlos Dexeus) en la incubadora. Sin embargo, para mi quedó claro que dejar la inteligencia y la gestión en la incubadora y relegar a los verdaderos gestores a meros empleados distinguidos, no funcionó. Hoy la inteligencia está en los CEO´s de las empresas participadas y ellos son los que nos garantizan que, muchas de nuestras inversiones, serán un gran éxito. Pero volvamos a las valoraciones. En la época de Netjuice las valoraciones las hacían, desde la incubadora, unos analistas de gran caletre que justificaban precios injustificables en base a docenas de hojas de cálculo entrelazadas que hacían la delicia de los bancos de inversión. DAD no tiene analistas de inversiones caros con dobles MBA de escuelas de prestigio, así que tuvimos que improvisar un sistema racional de valoración de inversiones. El que seguimos siempre consta de varios parámetros:

  • Las proyecciones de la empresa hechas por sus responsables. Normalmente, a 3/5 años.
  • Nuestro conocimiento del sector. Solo entramos si tenemos un buen conocimiento del mismo o creemos que el equipo directivo de la participada puede compensar nuestras carencias.
  • Un alto porcentaje de descuento de caja debido al riesgo de una inversión en una start-up.
  • Una valoración prudente de la capacidad del equipo gestor para cumplir sus pronósticos.

Nuestra fórmula es, que sepamos, única. Valoramos la empresa a un descuento de su cash flow a 5 años, al 30% pero, además, el resultado, se multiplica por un índice corrector que define nuestra percepción de la probabilidad de que sus proyecciones se cumplan. Una empresa, cuando empieza, solo le damos un 20% de probabilidad de que cumpla su proyección. A medida que demuestra su modelo de negocio y que es capaz de asegurarse nuevas rondas de ampliación de capital, aumentamos el porcentaje de la probabilidad. En un ejemplo típico, si la probabilidad de Cinemavip de cumplir su plan de negocio a 5 años, era al inicio de un 20%, hoy con clientes pagando, una nueva ampliación de capital casi cerrada y el modelo más probado, tiene una probabilidad superior al 50%. Me encantaría conocer vuestros cálculos y como os aproximáis a inversiones de alto riesgo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios