BAQUIA

¿Cuanto cuesta ser agradable?

Muchos amigos, socios y conocidos del sector se maravillan del tiempo que soy capaz de dedicarle a un emprendedor que propone un proyecto imposible. Simplemente, entiendo que, parte de mi obligación como presidente de DAD es enseñar lo que sé a los emprendedores, aunque, en muchos casos, sepa de antemano que estoy perdiendo el tiempo. Esto es un poco como aquel comentario (por cierto! ¿de quien fue?) que decía: “se que tiro la mitad de mi publicidad, el problema es que no se cual”. Me pasa lo mismo, a veces, donde parece haber una idea confusa y una ejecución nefasta, surje una idea nueva y, con un par de reajustes, el tema promete. Invierto mucho tiempo en saber donde están estas ideas. La mayoría de las veces, mis socios tienen razón, no merece la pena el esfuerzo, desgraciadamente, nunca se de antemano donde la merece…y además, con el tiempo, me hago más agradable porque entiendo que todos no “nacen aprendidos”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios