BAQUIA

La gestión de las expectativas

Otra de las dificultades de los emprendedores es la de gestionar bien sus expectativas y las de sus inversores y empleados. Casi siempre tienen distintos parámetros. En el caso de Kelkoo, por ejemplo, en plena caída de las empresas de Internet, sus inversores, quizás con la excepción de Netjuice que estaba convencida del proyecto, solo querían recobrar la inversión simplemente. Los gestores querían sacar la empresa a Bolsa y muchos de los empleados querían ganar el dinero que ofrecía Yahoo desde su primera oferta. El final fue un compromiso entre los que querían vender y los que querían sacar la empresa a Bolsa pero hubo que subir mucho la oferta de Yahoo para llegar al compromiso. Los empleados, que tenían buen número de participaciones, querían ganar dinero ya y eso motivó el que el management, que estaba más por esperar y salir a Bolsa, claudicara y aceptara la venta una vez negociado un precio más de dos veces superior a la oferta inicial de Yahoo. Es decir, la gestión de las expectativas de los distintos grupos de poder de la empresa, es también, a menudo, encaje de bolillos…sobre todo, cuando los inversores han dado por perdido su dinero, una inesperada valoración de sus participaciones les hace apresurarse a aceptar la primera oferta que, muchas veces, no es lo que hay que hacer aunque, por otra parte, en muchos casos, también ha pasado que la oportunidad solo ha existido una vez y luego, rechazada, no se ha vuelto a presentar. Como digo….encaje de bolillos…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios