BAQUIA

A la oportunidad la pintan calva

Acabo de leer un artículo sobre Graeme Digman, en los años del \”boom\” de Internet una de las figuras del Reino Unido. Su agencia de diseño Web Black ID, era una de las más cotizadas en Inglaterra. Tuvo ofertas de compra de todo tipo, varias por encima de los 50 millones de libras esterlinas. No vendió a tiempo. El mismo reconoce que se equivocó. Pensaba que su empresa valía mucho más influído por el delirio del momento. En el 2001, con el \”boom\” hecho en unos zorros, la vendió por 3,5 millones de libras esterlinas. Su valor real una vez descontado el efecto burbuja. Por eso, quizás lo más importante para un emprendedor y sus inversores es saber cuando salirse. Un año antes y nos pagan una birria, uno después y se puede haber pasado el momento de la inversión. Desgraciadamente, también en inversiones, cuentan las modas. Una buena empresa es una buena empresa pero su valoración se ve afectada por modas que no sabes cuanto duran y situaciones de mercado que no sabes cuando empiezan o terminan.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios