BAQUIA

Ah la edad! Generalizar es cometer errores

La excepción que confirma la regla siempre se lo toma mal. Cuando digo: \”a partir de los 50 años somos un engorro para cualquier organización, todos los ejecutivos que están en ese rango de edad, sean o no un engorro para sus organizaciones, se lo toman a mal\”. Un buen amigo, Presidente de una multinacional en España que fue despedido sin más precisamente en un año de ventas record, me lo dijo con total claridad: \”Es lógico, quieren un Presidente con hambre y yo ya no la tengo\”. Me he hecho muchos enemigos por este tipo de generalizaciones. Por supuesto que hay mucha gente con más de 50 y 60 años que son clave para una organización. Los hay incluso más allá de los 70, veáse a Don Emilio Botín. Pero ¿cuantos emiliobotines existen en un país?. ¿Creo sinceramente que, alguién como yo, no puede ser un buen puntal en una organización? Si lo creo. Sabemos demasiado y eso frena nuestra capacidad de tomar riesgos. Tenemos menos ansia de triunfar, estamos menos dispuestos a sufrir, contamos con demasiadas razones \”para no hacer eso que ya se ha intentado antes y no ha funcionado\”. La empresa busca actores que actúen y no expertos en razonar porque una acción no va a funcionar. En un mundo futuro, como ya se está viendo en EE.UU., la gente trabajará para una corporación hasta poco más allá de los 45 años para luego, montado por su cuenta, actuar de soporte puntual en proyectos que necesiten de sus conocimientos específicos. Los jóvenes quieren aprovechar nuestra experiencia pero prefieren comprarla en trozos concretos que soportar \”batallitas\” de éxitos ya desaparecidos en el tiempo. Si ofrecemos un conocimiento que ellos no tienen, lo comprarán mejor si lo ofrecemos desde fuera que si, desde dentro, lo convertimos en un diferenciador de calidad con ellos. Es lo que los americanos denominan ya: The free Agent Nation.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios