BAQUIA

El “due dilligence” en una start-up

Se entiende como proceso de “due dilligence” la comprobación, por parte de un inversor, de la realidad de una empresa en la que quiere invertir. En una start-up que apenas tiene un pequeño ( o mayor) desarrollo de una aplicación, este proceso se debería centrar en la parte técnica. En la realidad no es así, es inversor se asegura de que todo está legalmente correcto y, si existen transacciones, que éstas han sido correctamente registradas y pocas veces revisa en profundidad la viabilidad técnica. Nos ha pasado más de una vez. El desarrollo sobre el que se basaba el proyecto no ha pasado sus primeras pruebas y, en tan solo meses, hemos tenido que comprar/desarrollar desde cero una nueva aplicación. Depende mucho del tipo de modelo de negocio pero, sobre todo, si se trata de uno de utilización masiva por parte del público objetivo, el analizar bien la aplicación es una de las claves iniciales.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios