BAQUIA

Sinergia, palabra maldita

Todos la utilizamos. Pocos la conseguimos. Se compran empresas “por la sinergia” que representan, se reorganizan equipos “para mejorar las sinergias”, se venden divisiones que no encajan bien para “optimizar sinergias”. A pesar de ello, la sinergia -que existir existe- es un ave escurridiza que no se consigue con facilidad. A mi por lo menos, cuando una start-up me habla de sinergias, me pongo en guardia. Casi nunca son lo que parecen. Hay que conseguirlas pero es mejor no sobrevalorarlas a la hora de hacer un plan de acción que incluya la compra de una sociedad o de una división de otra empresa. Bueno y no os quiero ni decir lo de las “sinergias” de las que hablan los inversores cuando quieren entrar en una empresa que les mola…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios