BAQUIA

La avalancha de peticiones y la educación

Hace poco leí un comentario que me dió mucho que pensar. Forma parte de una serie de frases del libro (Here come everybody) que me impactaron. Explicaba que todos tenemos una idea errónea de la capacidad de Internet para generar conversaciones y aclaraba que esto era posible mientras eras un desconocido. A medida que se te conoce, la gente te empieza a utilizar como referencia y te pregunta de todo. Por buena educación les contestas a todos hasta que…la avalancha es imposible de contestar y, como un medio de comunicación tradicional, dejas de comunicarte con tus lectores porque sencillamente, es imposible. Te falta tiempo y el consultorio profesional se te está yendo de las manos. Todavía no he llegado a ese punto en el que ya están Carlos Blanco o Enrique Dans pero me creo lo que ambos me dicen que es imposible contestar a todo el mundo. Estoy empezando a tener una carga adicional de trabajo diario que me pesa y que cada día es más difícil de asumir. Si alguna vez fallo y no contesto, que sepáis que la avalancha ha podido conmigo también, no tiene nada que ver con la educación ni con un engreimiento repentino.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios