BAQUIA

No des el coñazo…

Hay que mirar siempre a los ojos de tu interlocutor y percibir cuando le estás cansando. Primero es una tenue mirada de soslayo, luego, casi sin transición, puedes notar que está pensando en el encargo de su mujer, en que tiene que llamar al banco y que quién le habrá convencido de escuchar a este pesado -si ese eres tu- el pesado. Hay que evitar ser pesado. Hace años, casi sin darme cuenta, percibí que hay gente que se da cuenta cuando está dando la brasa y otros que pueden seguir dándotela aunque ya sea evidente que te estás durmiendo. Tiene que ver con las presentaciones, con hablar con alguién cuando acaba de terminar una charla o con aburrir a todo el que nos escucha por:

  • No tener claro lo que tenemos que decir. Los americanos inventaron el famoso “elevator pitch”, consiste en lo que puedas explicar de tu empresa o de lo que quieres transmitirle mientras el ascensor sube a la tercera planta.
  • Intentar explicar un complejo proyecto en dos minutos -que se conviertien en 20- sin tener un discurso bien preparado que contenga lo importante, despierte la curiosidad y sirva para darnos una nueva oportunidad.
  • No percibir en los ojos de nuestro interlocutor si le interesa o no lo que le estoy contando.
Voy a intentar hablar de esto en el próximo Iniciador en Barcelona. Nos ayudará a todos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios