BAQUIA

La computación en nube y la nieve

Leyendo hoy un artículo de la prensa escrita -si, sigo leyendo periódicos impresos- me llama la atención un periodista que explica que, debido a la nieve, se ha quedado sin conexión a Internet y que, gracias a Dios, sigue teniendo su procesador de texto en el PC y ha podido terminar el artículo a tiempo y enviarlo a su redacción  por ?¿?¿. No decía como lo había enviado.

Lo que está claro es que, aunque la computación en nube, no resuelve los problemas atmosféricos, si puede preverlos y tener canales alternativos previstos. Por ejemplo, una conexión via Satélite que normalmente es demasiado cara, puede ser parte de la nube y prestar un servicio “bajo demanda” cuando, como en el caso descrito, nos quedamos sin acceso a Internet.

La computación en nube no es una solución más, es ya parte de las soluciones que aplicaremos a diario a muchos problemas informáticos que antes teníamos directamente en el ordenador de sobremesa. Microsoft se está quitando grasa antes de lo necesario pero sabe que, una parte de su pastel, está a punto de “subirse a alguna  nube cercana”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios