BAQUIA

El bucle del aprendizaje

Cada presentación que hagamos a inversores y compañeros de viaje debe darnos una lección. Muchos emprendedores van a piñon fijo. Se han aprendido una lección y la recitan de memoria sea quién sea el que está delante. Les da lo mismo un inversor que un posible Director Financiero que quieren contratar.

Cada receptor del mensaje es diferente y si damos siempre el mismo, en la mayoría de los casos, no es el adecuado. Aprendamos a escuchar los comentarios, la falta de comprensión de algunos puntos que a nosotros nos parecen claros pero se demuestra que no son para mis interlocutores. Es importante poder dar, en los primero 5 minutos, una clara visión de lo que queremos, luego el resto de la presentación no debe tener más de 15 y que sea nuestro interlocutor luego el que haga la reunión más larga o corta dependiendo del interés que le hayamos despertado.

Es muy importante leer lo que los ingleses denominan “body language” (el comportamiento del que nos escucha) el grado de atención, la intención en las preguntas, la información adicional que nos transmite.

Os recomiendo que, al final de cada presentación, hagáis una análisis de como ha ido y tratéis de volver a mejorar el mensaje.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios