BAQUIA

Carne de programador

Jorge, un lector, nos hace la siguiente reflexión: “El problema de la informática es que creo que hemos entrado en una espiral negativa muy complicada:

a) Las empresas compras ingenieros “al peso” (¿a cuánto me dejas la jornada?)
b) Al comprar “carne” y no “proyectos” con objetivos concretos, nadie se responsabiliza del proyecto (bueno, el jefe de proyecto, pero que como tiene “carne” de todos los colores y sabores y poco poder de influencia y motivación sobre ellos, pues queda en nada)
c) Al no haber responsables y existir un mix de ingenieros de todo tipo de culturas, metodolodías, etc. lo que suele salir de ahí es un spaghetty-ware en toda regla, con un comportamiento muy deficiente a medio plazo.
d) Como lo que se ha pagado no está en proporción con lo obtenido, las empresas, en la siguiente iteración, están dispuestas a pagar menos por jornada de “carne de ingeniero”
e) Como pagan menos, se envía a ingenieros de menor calidad (bueno, incluso FPs o lo que sea… no es importante lo que sepan, porque nadie evalua nada ni se controla nada… lo importante es lo que cobran).
f) El resultado es más catastrófico aún

Conclusiones:
1) Los clientes tienen unos sistemas que dan pena y han tirado su dinero
2) Los proveedores serios, están fastidiados porque no tienen márgenes (los talibanes venden “carne” a una parte del coste que tiene para una ingeniería honesta)
3) Sólo ganan las boutiques de carne, pues como da igual el resultado, ellas sólo colocan “ingenieros” y es responsabilidad de los JP hacer el proyecto, pues siguen vendiendo.

Y digo yo… es cierto que la ingeniería informática es muy jóven respecto a la ingeniería industrial o aeronáutica. Pero ¿no podríamos copiar algo los modelos clásicos de ingeniería que tan buenos resultados han dado? Somos capaces de construir edificios, puentes y artefactos inmensos y con un nivel de complejidad brutal y ¿no somos capaces de construir software de calidad?

¿Cuál es la diferencia?. Pues básicamente que un puente, un edificio o un artefacto “clásico” se percibe por los sentidos (se puede ver). El software es un intangible y como pocos son los que tienen visibilidad sobre él, pues se hace de todo y lamentablemente, casi siempre mal.

Así que comparto por completo la reflexión sobre la importancia de los sistemas, pero creo que hay pocas ingenierías honestas y pocos clientes que sepan apreciar el trabajo que hacen (la “página web” -termino utilizado normalmente, en lugar de “aplicación web”, lo que ya dice mucho de quien lo utiliza- se ve igual cuando se hace la demo al Director General o comité esté bien hecho el sistema o no. un puente, si está retorcido, se ve claramente).”

¿Que opináis? Algo de razón tiene…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios