BAQUIA

El emprendedor pagado III

La discusión sigue. En el post anterior Imagame incluye un nuevo elemento digno de mención:

\”Es más, y por introducir un elemento de debate más al tema: ¿Qué pasa con el emprendedor que ya ha montado una -o más- empresas e inicia una nueva andadura compaginándolo con los proyectos ya existentes? ¿No es verdad que hay casos que el emprendedor no abandona sus proyectos iniciales sino que trata de compaginarlos –dedicándolos menos tiempo, claro– con su nuevo proyecto?? ¿No estaríamos en un caso de dedicación parcial al igual que el trabajador que en sus ratos libres emprenden??\”

Está hablando de lo que los americanos llamana un \”serial entrepreneur\”. Bueno aquí las reglas son diferentes. Si es alguién que ya tiene varios éxitos a sus espaldas y buen dinero ganado con ellos, lo que hace es que financia el mismo la fase inicial, no deja entrar en ella a nadie porque el primer dinero lo pone él, luego, cuando sale a buscar una segunda ronda, con un modelo ya más o menos probado, el es quién marca la pauta y decide quién entra y quién no. La cosa es más compleja si tiene aciertos y fracasos en su haber y entonces tiene menos poder de influir. En cualquier caso, no es comparable a lo que discutíamos sobre emprender o no \”part time\”.

Las opiniones mayoritarias están en contra de mi tésis y muchos quieren acusarme de \”vender a sus padres\” el proyecto, algo que creen que no es deseable. Para mi es una indicación adicional de la opinión que el emprendedor tiene de si mismo y de su proyecto. Por supuesto que si creo que no lo voy a sacar adelante no voy a exponer a mis padres al problema. Sin embargo, si creo que puedo convertir sus 30.000 Euros -que no les causan en cualquier caso ningún problema- en 3 millones, seré el primer convencido en tratar que entren.

Si no lo hago es porque ni creo en un recorrido de ese tamaño ni quiero tener que justificarme ante ellos de haber perdido la partida y el dinero. Pocos sabes que Bill Gates empezó con un préstamo de su padre, conocido abogado de Seattle que luego le ayudó a gestionar el contrato con IBM que le inició su camino hacia convertirse en el hombre más rico del mundo.

Solo se mete a la familia si se está muy convencido. No quiero decir que no se invierta si no, pero es un buen indicador del grado de convicción del emprendedor.

Y no me digáis que es injusto porque la gente con más dinero tiene más oportunidades. El mundo no es justo ¿O todavía no os habéis dado cuenta?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios