BAQUIA

Enseñar al que no sabe. Predicar en el desierto…

Llevo haciéndolo años así que debería estar seguro de que merece la pena. Cada día me lo cuestiono más. Las cosas han cambiado y, poco a poco, ya hay gente que se ha enterado que comprar y vender ladrillo puede dar dinero pero no produce riqueza a largo plazo. Si, a nivel individual ha hecho muchos millonarios pero si subimos el listón al nivel de país, ha creado una masa inversora vaga, acostumbrada a ver beneficios a corto plazo y que no les importa el valor real de lo que hacen.

¿Son todos los inversores así? Creo que no. Más allá de la inversión profesional que hoy está aquí y mañana allí, donde sea que huele dinero fácil, hay gente que se ha \”currado\” su fortuna trabajando 18 horas diarias durante decenios y que, una vez les explicas las diferencias de contexto, empiezan a ver lo similar que una start-up es a sus primero tiempos de industrial junior. El problema es que no hay, hasta ahora, vehículos inversores que, como DaD, amortigüen el riesgo y apoyen sin resquicios al emprendedor y nosotros somos una fracción de gota de agua en un océano de necesidades de inversión nuevas.

A excepción de Caja Navarra, que lo ha entendido perfectamente y que, además, con su banca cívica, ofrece un nuevo modelo financiero que tiene repercusiones globales y, en otra dimensión, La Caixa y quizás últimamente el BBVA y antes el Santander con algunos pinitos y hoy con tecnología propia en banca, la inversión de España en su futuro sigue siendo apenas un gesto de lo que necesitamos para ser un país moderno.

No nos engañemos, en el conjunto de posibilidades, hemos avanzado mucho y si alguién nos hubiera dicho, hace solo 10 años, que el Santander y el BBVA en Banca o Telefónica entre las Telcos o ACS entre las constructoras iban a estar entre las mejores del mundo mundial, nos hubiéramos echado unas risas…

Si queremos, como país, podemos, pero hay un cambio generacional y unos conceptos de creación de riqueza en la economía del conocimiento que nos traen a mal traer y o aprendemos rápido o vamos a volver a estar donde estábamos hace 30 años, es decir, a la cola de Europa.

Siempre nos quedarán los emprendedores claro…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios