BAQUIA

Ni chicha ni limoná

Los alemanes le llaman “reconocer color” y se refieren al hecho de que se debe fijar bien lo que se es. Lo mismo vale para una persona que para una start-up. Eso no quiere decir que haya que hacerlo – a sangre y fuego- desde el primer día pero no es bueno dudar durante mucho tiempo sobre los elementos esenciales de la empresa.

Es necesario reconocer el modelo de negocio que se quiere aplicar, a que público va dirigido y conseguir establecer con esos clientes un diálogo que nos permita comprobar si lo que consideramos una buena oferta, lo es desde su punto de vista.

Los emprendedores que no tienen contrastes externos por ser, a lo mejor, todos ellos ingenieros, creen con frecuencia que lo que ellos comparten es algo que los clientes quieren y se llevan luego una sorpresa mayúscula cuando éstos no reaccionan a sus ofertas.

Hay que centrar el valor de nuestro negocio, cualquier negocio, en los clientes.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios