BAQUIA

Emprendedores. El entorno de contenidos del futuro

Esto de formar parte de Saviálogos abre la mente y nos hace tomar perspectiva…a 25 años. Así que me váis a perdonar que especule con el futuro del mundo de los contenidos y el desarrollo de nuevos modelos de negocio basados en las posibilidades que abren las nuevas tecnologías, las redes sociales y los nuevos entornos de trabajo que intuyo.

En primer lugar que quede claro. La gente está dispuesta a pagar si ve valor en lo que compra. Se demuestra una y otra vez en la red. Pagamos por pertenecer a Linkedin o a XING, compramos software y música en iTunes y nos suscribimos a Spotify.

¿Como veo el mundo del futuro en contenidos? Lo veo desagregado y disperso, personalizado y adaptado a cada usuario. Agentes inteligentes, que compraremos por descarga en editoriales de nuevo cuño, nos seguirán los pasos en nuestras redes sociales de elección personal y trazarán nuestros perfiles personales a través de nuestro comportamiento en Tuenti o en Facebook y dispondrán de nuestro perfil como moneda de cambio para un nuevo comercio online en el que se paga por contenidos hechos a medida y negociados, de agente inteligente personal a agente inteligente de la editorial, en un toma y daca en el que, unas veces pagamos a la editorial por lo que nos prepara y otras nos paga la editorial por lo que percibe de nuestro perfil personal.

¿Desaparecerán los periódicos? Yo creo que evolucionarán hasta un grado en el que no tendrán mucho que ver con los actuales. En vez de Directores de gran poder mediático habrá directores de secciones que las configurarán a distancia, periodistas y blogueros en hermanada conjunción, que se servirán de agentes inteligentes desarrollados por grandes universidades -o pequeñas muy especializadas- que les irán buscando en la red, 24 horas sobre 24 los perfiles a los que vender sus artículos, vídeos y opciones de ocio a un precio negociado individualmente y soportado por una realidad de valor percibido por ambas partes.

El idioma no será ya un problema, el agente inteligente que descubra un entorno de interés para su cliente en un idioma que no pueda leer o entender, contratará al mismo tiempo la traducción de cualquier pieza multimedia que pueda interesar a su propietario.

El soporte será electrónico y los \”nuevos periódicos\” serán entregados en eBooks y PDA´s especialmente diseñados para ello y los contenidos se pagarán -en formato multimedia- por suscripción los unos y por pago por consumo los demás.

Nuestros agentes inteligentes podrán negociar una grabación personalizada para un viaje de Barcelona a Cuenca o a Moscú y entragarlo, según los partícipes en el viaje en un formato o en otro distinto de acuerdo a los perfiles que vayan a utilizarlos.

Y la gente pagará, claro que pagará, pero no por cualquier cosa sino por aquello que nos hayan ofertado que sea de nuestro agrado y esté hecho para nuestro consumo específico.

Me diréis que el navegar nos permite encontrar cosas con las que no contábamos y que es algo que se perdería. En absoluto, los agente inteligentes nos prepararán páginas especiales de navegación seleccionada para que podamos darles más inputs sobre nuestros intereses y podrán modificar sus ofertas y la negociación de las mismas a medida que vayamos evolucionando en la vida.

En este entorno, a mi modo de ver, nuestro comportamiento en las redes sociales con la interacción que representa y los formatos cambiantes de \”amigos\” y conocidos y los contenidos que éstos generan, serán el entorno natural de los referidos agentes inteligentes que, por otra parte, interactuarán con los que la propia red social terminará desarrollando como fuente adicional de ingresos.

Si me he dejado llevar de la imaginación, lo siento, pero el futuro es eso…futuro e intentar plasmarlo mirando al pasado no nos sirve de nada.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios