BAQUIA

Olvida las limitaciones cuando quieras lanzar algo nuevo

La mayoría de los emprendedores empiezan con dudas sobre sus recursos. Se plantean que necesito para poder empezar con el mínimo posible y teniendo en cuenta que no creo que pueda disponer de más de 100.000 Euros (es muy habitual). Si realmente tienes una idea potente, no la diluyas restándole recursos al inicio.

Céntrate en conseguir un gran equipo gestor que “compre” tu idea, haced un plan de negocio agresivo, estudiar bien la competencia, preparad las respuestas a todas las dudas que le surgirán al inversor y no mover vuestra posición ni un ápice si conseguís creéroslo vosotros. El gran  problema inicial es siempre la duda. Si estás dudando si es posible o todavía crees que estás jugando a la lotería, el inversor lo sabrá y perderá el interés en la inversión.

Sé honesto/a, di qué es lo que sabes y que cosas no sabes, explica cuales son las parámetros que habéis tenido en cuenta y cuantos de ellos no son completamente comprobables hasta que los probéis con clientes reales y gestionar bien un acuerdo de inversión que, aunque sea en fases, os garantice que, a medida que cumplís vuestros objetivos, váis teniendo la financiación que necesitáis para convertir el sueño en realidad y el proyecto en empresa.

Los inversores buscan proyectos ambiciosos y la financiación -siempre un problema- se consigue solo si se está muy seguro del planteamiento y se han disipado todas las dudas internas o, por lo menos, las que más os preocupen al inicio.

Los equipos ganadores con una gran idea terminan encontrando el dinero para llevarla a cabo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios