BAQUIA

Prueba y error

No se puede hacer una tortilla sin romper huevos. Ni innovar sin probar. En un nuevo entorno como es la red, cuando creamos nuevos negocios donde antes sobre había dígitos, es imposible acertar a la primera. Ahora que estoy hablando, día sí y día no, con financieros tradicionales, me gusta decirles “en Internet, los primeros dos años, no sabes si es macho o hembra”. Es a partir del 3er año cuando se ve más claro el camino por eso hay que probar muchas cosas, dialogar constantemente con el cliente y medir los resultados de cualquier acción que hagamos.

Hay que probar muchas cosas para ver porque servicios nos pagarán, quienes lo hacen y quienes quieren solo hacer bulto y no nos darán nunca ingresos y saber quién es quién en nuestro trato diario con nuestos usuarios y clientes. Tened clara la diferencia entre usuario -que os visita y vuelve pero no gasta ni aporta- de quienes están dispuestos a pagar -si se les escucha- por cosas muy concretas.

Tened una clara política de precios que cubra todos los segmentos y no baséis vuestro negocio en SEO o seréis uno de más en el “rat race” de cientos de miles de Webs queriendo “beber” del posicionamiento en Google.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios