BAQUIA

25 de Enero de 2.020

He dormido mal, tengo una video reunión de presencia virtual a las 8,30, voy camino de la oficina y la agenda electrónica me lee durante el trayecto lo que tengo pendiente para ese día. Aparte de la reunión citada tengo varias entrevistas más a lo largo de la mañana. Todas ellas virtuales y con varios socios en distintas ciudades del mundo, la primera en China, es la de las 8,30, luego a las 14, una con nuestro socio en Dubai y a las 18,30 con EE.UU.

La sala de reuniones está pensada ya para este tipo de reuniones virtuales y tiene cámaras y micrófonos que permiten simular, a ambos lados de la mesa, una reunión real, como si nuestro interlocutor estuviera en la misma oficina que nosotros. Después de unas cuantas veces, la costumbre es tan normal que tienes la intención de darle la mano a tu socio que, en ese momento, se encuentra en cualquier otra parte del globo.

Durante el viaje a la oficina, el ordenador del coche se ha conectado al central y me ha sacado todas las cifras de negocio de cada una de las oficinas con las que  me voy a “ver” esa mañana y me ha aclarado los puntos débiles que debo discutir con ellos. Me ha hecho un listado sencillo de los problemas en cada uno de los entornos geográficos en los que estamos y me ha leído el último informe de sus gerentes. En el caso de China, con un problema jurídico concreto, me ha organizado una conferencia con nuestro asesor legal en Shanghai para antes de la conferencia con nuestro gerente allí. Tengo algunas dudas que aclarar antes.

Un socio de EE.UU. me quiere proponer un nuevo negocio y antes de hablarlo con él, estoy esperando un estudio de mercado muy relacionado con dicho negocio que he solicitado para entender bien como está ese mercado. Nuestro gerente en Portland no termina de verlo y no quiero invertir en algo en lo que no cree nuestra gente pero quiero darle al socio argumentos sólidos de porque no lo vamos a hacer.

A las 9 de la mañana, después de la conferencia con China, dedicaré una media hora a repasar las aperturas de la bolsa con nuestros asesores bursátiles que me darán un resumen de cómo los analistas ven a nuestras empresas en Bolsa, una a una. Todo ello se hará de forma virtual, utilizando la misma sala de telepresencia que tenemos en las oficinas centrales.

Luego, una comida virtual con socios en varios continentes que tendremos en restuarantes simultáneos que ofrecen telepresencia y que permiten que, estando cada uno en su país, se coma por separado pero con la sensación de estar en el mismo restaurante en el mismo momento compartiendo los mismos platos…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios