BAQUIA

El negocio de la geolocalización

La teoría es muy atractiva. Estoy paseando por la ciudad,  es la hora de comer y docenas de restaurantes de la zona en la que estoy saben que estoy pensando en comer. Algunos incluso conocen mis preferencias gastronómicas y están dispuestos a hacerme un precio especial si como en su establecimiento.

De repente recibo un mensaje con una propuesta de codillo alemán con choucroute a un precio de 6 euros y la invitación para que, si voy con un amigo, me hagan el 50% en el segundo comensal. El restaurante está a solo 60 metros de donde me encuentro. Mientras tanto he recibido otras dos ofertas, de restaurantes entre 100 y 300 metros de distancia de mi punto de permanencia en ese momento, con atrayentes propuestas diferentes. Acabo de averigüar que mi amigo Pedro se encuentra también en la zona y, después de llamarle, quedo con el para comer en el restaurante del codillo.

Eso mismo pasará con ventas de productos de todo tipo y creará una nueva forma de percibir el ocio y el negocio en función del posicionamiento del cliente potencial y de la tienda física. De momento es solo una promesa y las aproximaciones que se hacen no pasan de ser un paso adelante en un camino que tenemos todavía que inventar entre todos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios