BAQUIA

Google, el Microsoft del 2.010

Con Google empieza a pasar lo mismo que pasaba en el 2.000 con Microsoft. Los inversores no quieren ni oir hablar de proyectos en los que Google vaya a entrar o se crea que puede entrar. Lo mismo que pasaba en el 2.000 con Microsoft. Entonces los inversores no querían invertir en nada que Microsoft pudiera tocar.

El tiempo ha demostrado que Microsoft en su día, como Google hoy, no lo pueden hacer todo y, en realidad, son las pequeñas start-ups las que más preocupan a estos grandes del sector tecnológico. Por ello, con frecuencia, sin que venga muy a cuento, compran una empresa por 50 o 60 millones simplemente porque su tecnología o los integrantes de la empresa les parecen una amenaza cierta y no quieren que la lleven a cabo. Mejor comprarles cuando todavía valen relativamente poco dinero, hacerles ricos pero no demasiado y, a ser posible, ligarles a la empresa para seguir inventando desde dentro.

No les va mal con esta estrategia y ya es bien sabido que hay empresas que se crean solo para vendérselas a una de estas dos empresas dominadoras del sector de las tecnologías e Internet.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios