BAQUIA

La conexión permanente desde la nube

Antes, eso de estar en las nubes, tenía un marcado sesgo negativo y poner las cosas por las nubes otro tanto. Ahora, desde que DaD está en la nube (de Google Apps) y yo dispongo de un iPhone conectado a la misma, el grado de conexión con mi universo de DaD y todo el ecosistema que lo configura, es una pasada.

Aparte de tener que viajar con el cable eléctrico del iPhone, todo lo demás son ventajas. Utilizo el AVE (Pronto los aviones) para trabajar conectado a todas mis aplicaciones y puedo, desde cualquier parte del planeta, hacerlo como si estuviera cómodamente en mi despacho de Madrid. De hecho, a pesar de que no es sencillo trabajar con el pequeño teclado del iPhone, en la mayoría de los viajes, me dejo atrás el PC y lo hago todo (menos postear) desde este equipo. Postear es demasiado lento y prefiero esperar a llegar al hotel y, desde allí, utilizando cualquier PC de su departamento de negocios, hacerlo con más tranquilidad.

En cualquier caso, mi efectividad ha crecido varios enteros y ahora me veo, con frecuencia, contestando los últimos correos, desde la cama, antes de dormirme, mientras lanzo mi ultimo “tweet” del día.

Bueno, en mi casa no les parece tan bueno…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios