BAQUIA

El valor de una empresa

Una empresa no vale lo mismo para cualquier comprador. En realidad, muchas empresas se compran por razones externas a valor real en el momento de la misma. Se puede comprar una empresa por su tecnología, por su equipo directivo, por sus clientes, por su grado de crecimiento exponencial, para poder cerrar a un competidor incómodo, para asumir el liderazgo de un sector…

Por ello no se puede fijar el precio simplemente de forma racional. Sobre todo en empresas de Internet y Tecnología en las que los intengibles, en la mayoría de los casos, son mucho más valiosos que los activos reales. Lo que pasa es que, cuando se vende, se debe analizar muy bien todo lo que se está vendiendo y el valor que cada parte tiene -o puede tener- para el comprador.

¿Quiere eso decir que no hay forma de fijar un precio lógico? Si, claro, pero que, en cada caso, puede variar de forma importante y por ello hay verdaderos especialistas que se dedican a ello. ¿Como conseguir distinguir -una pregunta reciente de un lector- los buenos de los malos? La respuesta es que hay que pedir referencias a los que ya les hayan utilizado con éxito en el pasado y dedicarle un tiempo a analizar las alternativas en base a lo que cada compañía ha sido capaz de conseguir para su cliente.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios