BAQUIA

Aumentos de capital y perspectivas

Es malo empezar con una valoración de empresa muy bajo pero puede ser peor empezar con una demasiado alta. Pocos emprendedores entienden que “ganar” una valoración alta les obliga a cumplir más rajatable si cabe su plan de negocio. No hay margen de error y eso puede ser una fábrica de problemas a futuro.

Si hemos valorado la empresa, digamos en un millón, y a los 12 meses necesitamos hacer una nueva ronda, tenemos, por un lado, a los inversores que ya entraron en la primera ronda que esperan que suba su valoración y por el otr, a los nuevos inversores que querrán ver como se han cumplido las expectativas del plan de negocio que sirvió de base para la primera valoración. Si éste se ha incumplido de manera importante, la oferta será a una valoración más baja que obligará a compensar a los accionistas de la primera ronda en detrimento de los fundadores.

Por eso es importante ligar la ambición con la realidad y valorar bien las primeras rondas para no verse confrontados con problemas importantes en las siguientes.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios