BAQUIA

El dinero nunca es el problema

La mayor parte de las start-ups nos explican que necesitan dinero y creen que ese es su mayor problema. La falta de inversión no les deja progresar. Nunca es así, el dinero está siempre esperando la oportunidad de entrar en un gran negocio. El no disponer de recursos es siempre la consecuencia de no tener un modelo de negocio que entusiasme a los inversores potenciales.

Si nosotros no sabemos donde vamos, nos reinventamos cada día, disparamos a todo lo que se mueve y ofrecemos soluciones para todo, producimos la sensación -que es real- de falta de foco, desconocimiento de tu futuro y pérdida de control. Nadie pone un duro ahí.

Si, por el contraio, tenemos claro el modelo, lo estamos haciendo crecer y tenemos nosotros las riendas de nuestro destino. Sobran inversores.

Yo sé que, cuando hay que pagar las nóminas de ese mes concreto, la dirección no está para “chorradas” estratégicas de reposicionamiento pero, la diferencia entre un modelo que llama inversores y otro que los espanta está en la habilidad de dicha dirección por demostrar que está en control de la situación y, en ese caso, con un poco más de dinero -o mucho según sea necesario- se alcanzará una meta que, para el inversor, debe significar un buen retorno a su inversión.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios