BAQUIA

¿Como pasar de un proyecto propio a otro compartido?

No es nada sencillo. Llevamos años con nuestro proyecto, le ganamos dinero -quizás no mucho pero suficiente para darnos un buen ritmo de vida- vemos que está, más o menos estancado y, de repente, alguien nos hace una propuesta ambiciosa de, basándose en nuestro proyecto, construir algo mucho más importante.

¿Cuales son los problemas? El primer paso pasa por creerse el nuevo proyecto. Si no estamos convencidos de que tiene sentido es mejor dejarlo y seguir dormitando como hasta ahora. Sin embargo, si aceptamos que el nuevo proyecto puede ser algo grande, todavia tenemos mucho por hacer. Hay que convertirse en parte de un proyecto más grande y dejarnos llevar -participando lo mejor posible- por el nuevo equipo y, lo más importante, hay que descubrir esa humildad que es muy difícil cuando te están tocando a tu “hijo” y sigues en la duda de si merece la pena el ajetreo o es mejor…dormitar.

Los grandes proyectos tienen otro ritmo. Hay que buscar inversores que inviertan pero, que al mismo tiempo, contribuyan con sus aportaciones y experiencias a mejorar el negocio. No tiene nada que ver con decidir, tu y solo tu, lo que vas a hacer los próximos tres meses, sobre todo si eso es poco.

Los grandes proyecto tienen olas. Puede no verse nada durante 6 meses mientras estás preparando un nuevo lanzamiento y, de repente, con su lanzamiento, todo cambia y el ritmo se acelera al máximo. Lo sé porque a mi me pasa lo mismo. He tenido que tragar mucha quina. Nadie tiene el ritmo que tu tienes con lo tuyo, los demás tienen sus cosas y sus prioridades no coinciden nunca con las tuyas pero, si quieres hacer algo grande, no puedes hacerlo solo y, ahora, después de casi 4 años, he entendido finalmente que solo no hubiera hecho ni la mitad de lo que he conseguido.

Gracias inversores, socios y ya amigos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios