BAQUIA

El reparto de acciones entre los emprendedores

Ocurre con frecuencia, varios amigos fundan una empresa para llevar a cabo un proyecto y se queda cada uno con un tercio de la misma. Es un mal reparto y no funciona casi nunca. Mi recomendación es partir de una cifra igual como fundadores, digamos un 15% cada uno, y luego dividir el resto, los 55% resultantes, entre ellos pero en función de las responsabilidades de cada uno.

Por ejemplo, el que vaya a ser el CEO -tiene que haber un solo responsable máximo- debe quedarse con un 40% de dicho 55% mientras que el resto, los 15% restantes, deben repartirse, de forma desigual dependiendo de las funciones, entre los otros dos socios, de tal manera que al final quedaría, como ejemplo:

CEO                         = 55% (Chief Executive Officer)

CCO                         = 25% (Chief Commercial Officer)

CTO                         = 20% (Chief Technical Officer)

Esto claro está, suponiendo que el equipo esté tan bien repartido en sus funciones que quede claro quién hace que. En casos en los que, por ejemplo, el resto de los fundadores aporten puestos del tipo de RR.HH o Financiero habrá que repartir el pastel de otra manera pero siempre en función a las responsabilidades que asuma cada uno desde el inicio de la empresa y teniendo muy en cuenta el peso específico de cada función.

Por ejemplo, si hay que hacer varias rondas de ampliación de capital, el CFO (Chief Financial Officer) tiene mucha responsabilidad y si las ventas son la clave -casi siempre- hay que contar con algún gran CCO.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios