BAQUIA

Un mundo del revés

Las economías tienen que dar un salto al Siglo XXI pero, desgraciadamente, al menos en países como España, la casi totalidad del PIB depende de empresas del siglo XX que son hoy las que producen resultados inmediatos y emplean gente. Por ello, los Gobiernos tienen la necesidad de darles soporte y limitar el impacto de los avances tecnológicos en sus modelos de negocio.

Desgraciadamente, esto es hacerse trampas en un solitario. Si el modelo de negocio es ya obsoleto, echarle dinero no lo mejorará y, en vez de invertir en nuevos modelos más actuales, enterraremos cantidades ingentes de dinero en un entorno de pozo negro que nunca devuelve nada. Pan para hoy y hambre para mañana.

España tiene que hacer un esfuerzo inversor en tecnología y dedicar inversión a crear empleo del Siglo XXI en tecnologías TIC, nanotecnología y biotecnología.

Nos estamos quedamos demasiado atrás.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios