BAQUIA

La ventaja del kick-off bien hecho

Las grandes empresas americanas tienen la costumbre de hacer un kick-off (de la patada al balón al inicio de un partido) cuando empiezan un nuevo proyecto, la idea es poner toda la energía del grupo a trabajar en una misma dirección y conseguir que, todos los que realmente son importantes para el buen éxito del proyecto, se pongan de acuerdo sobre cual es el objetivo final del mismo.

El mayor problema es empezar con los detalles. Primero hay que marcarse una situación de partida y una visión de cual es el éxito que se espera a, digamos, 5 años. Describir bien el éxito es primordial. Es lo que hace que todos entiendan lo que se pretende y vean luego, cuando se entre en los detalles, cual es su rol en la realización de dicha visión.

El primer ejercicio debe ser de menos de una mañana en la que se defina bien el donde estamos y el adonde queremos ir y como es el resultado final de un trabajo de 5 años. Luego, por la tarde, si es necesario, se trabaja con los detalles y los problemas que hay que resolver en el tiempo.

Para una start-up este tipo de ejercicio es clave. Muy pocas lo hacen y el día a día se les come la visión. Saber que consideramos todos un éxito es muy importante, el emprendedor puede estar apuntando a un retorno de un par de millones pero si eso significa que su gente, como mucho, va sacar 100.000 Euros, muchos buscarán la salida. Recordad que se trata un proyecto de un grupo y que si solo satisface al emprendedor, muy probablemente, tendrá problemas con inversores y con sus propios ejecutivos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios