BAQUIA

La fiebre de las energías renovables

Cada día me llega información de un nuevo fondo para invertir en energías renovables. Lo curioso es que muchos de estos fondos están liderados por gente del sector de Internet que han decidido cambiar de especialidad. ¿Es posible invertir bien en algo que desconoces? Probablemente, los financieros clásicos llevan haciéndolo siglos, pero será por la cercanía que busco con mis emprendedores -imposible si se hablan lenguajes distintos- que a mi me parece muy difícil.

Los tiempos son otros, las cantidades otras y los entornos muy diferentes. No me siento capacitado para ello. Es una tendencia que ha empezado en el propio Sillicon Valley en donde, muchas de las empresas inversoras de Internet, han diversificado sus fondos y buscan \”energías alternativas\” por todo el mundo.

El último folleto que me ha llegado, desde Alemania esta vez, está liderado por Paulus Neef, uno de los más conocidos emprendedores de aquel país en la primera etapa de Internet con salida a Bolsa incluida y un buen amigo desde que intentó comprarnos en el 2000. El fondo se denomina MAMA -pega mucho con nuestro DaD- y con 100 millones quiere ayudar al mundo a conservar energía a través de fuentes alternativas de la misma. Así que, si os gusta el sector, la inversión mínima es de 1 millón de euros.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios