BAQUIA

¿Está España tan mal?

De repente parece que vuelve la ola de desánimo al panorama español. Vuelvo a escuchar historias para no dormir de empresas de todo tipo y, sin embargo, después de volver de países que, como China y Rusia, están creciendo por encima del 7 % su PIB, te das cuenta que, en gran parte, la percepción es un pedazo de la solución. Si no se tiene optimismo y se prueban cosas nuevas, seguimos vegetando sobre modelos del siglo pasado.

Acabo de tener mi charla semanal con la oficina de Shanghai para revisar con ellos 4 nuevos proyectos que estamos viendo y, por lo menos un par de ellos, tienen suficiente atractivo para Europa como para poder ser lanzados desde España. En estos momentos, más que nunca, estamos en fase inversora y estudiando casi 6 proyectos nuevos en avanzado estado de estudio para invertir en ellos. Espero poder hacerlo en, por lo menos 3, antes de final de año.

Si escuchara los comentarios que me llegan del entorno, dejaría de invertir en España. No lo  hago porque creo que, si bien nunca estuvimos tan bien como se decía, tampoco ahora estamos tan mal como se cree. Simplemente, hay mucho llorón suelto.

Debería estar prohibido llorar por el país y ser obligatorio generar, por lo menos, una nueva idea al mes.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios