BAQUIA

Las apariencias engañan

“Quien bien te quiera te hará llorar” dice un refrán muy nuestro. Los latinoamericanos, con una lengua mucho más dulce que la nuestra, pueden estarse matando y todo es en base a “mi amor” “cariño”. En el Español de España, casi saludar parece un insulto a sus oídos. Nuestros amigos argentinos nos han confesado, años después, que nuestras conversaciones de matrimonio creían que eran ya un preámbulo para la separación debido a lo enérgico de nuestras discusiones.

Tengo poco tiempo y la tendencia natural a ser muy directo. Sé que algunos emprendedores se lo toman a mal y les parece que estoy tratando de minusvalorar lo que hacen. Como en el caso anterior, solo es apariencia. Me preocupan todos los emprendedores y me gustaría ayudarles a todos. Simplemente, no es posible. Tengo que ser selectivo por mis inversores y, cuando doy mi opinión, intento ser directo aunque a veces eso parezca otra cosa. Lo siento, algunas situaciones emprendedoras, por lo poco preparadas que están, me sacan de quicio y, desgraciadamente, se me nota.

Cuando explico algo a un emprendedor es porque lo siento así y, si mi tono no es el adecuado, se debe muchas veces a la falta de tiempo o a querer dejar claro cuales son los problemas que veo en el poco tiempo del que dispongo. Siento, por comentarios de amigos, que a veces mis buenas intenciones de mal interpretan y lo siento pero me es difícil remediarlo.

Parecer soberbio no es serlo, a veces la falta de tiempo de juega malas pasadas…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios