BAQUIA

La oportunidad

Si estás en un entorno empresarial del Siglo XX o incluso del XIX, puede que te estés preguntando cómo cambiar el tercio y pasarte a una empresa del siglo XXI en la que puedas contribuir con tu capacidad de gestión, conocimientos de organización y control de costes.

El futuro no se mide, se experimenta. Eso quiere decir que, a los que venís de un mundo medible, la incertidumbre de un entorno start-up, con un emprendedor a la cabeza que vosotros nunca hubierais contratado para vuestro actual equipo, del que tenéis que depender si queréis participar en su proyecto, os es muy difícil de asumir.

Se empieza por la humildad. Hay que ser capaz de asumir que, a pesar de su falta de experiencia, el emprendedor ha lanzado una empresa y vosotros, hasta ahora, solo habéis estado gestionando la de otros. Con muchas más personas, con mejores sistemas, con mayor conocimiento de causa pero, al fin y a la postre, cumpliendo las órdenes de otros que, sobre todo en una multinacional, pueden estar a miles de kilómetros e importarles poco si estás en Madrid o en Seoul.

Si quieres empezar su carrera en solitario, mi recomendación es que busques un emprendedor con alguna idea, más o menos descabellada, al que puedas ayudar a ejecutarla, negocies un buen paquete de acciones -el sueldo va a ser una birria comparado con los que tu tienes por costumbre- y no vuelvas a mirar atrás.

El mundo del Siglo XXI necesita buenos gestores pero, siempre es más fácil encontrarlos que al emprendedor que va a triunfar porque tiene una proyecto ganador y está determinado a llevarlo a cabo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios