BAQUIA

¿Por que es lícito invertir?

Un lector, que se denomina empresario, nos hace la siguiente reflexión:

“Si quieres crear una empresa, sostenible, duradera, con beneficios, preocupada por sus trabajadores, no tengas jamás inversores. Y aún menos inversores de capital riesgo (o similares).

No es que un inversor sea mala persona. Lo que pasa es que los inversores no están para crear empresas ni para ayudarte a crear tu empresa, sino para especular con el dinero (y-punto-final), y si por el camino hay que REVENTAR la empresa, se revienta (revendiéndola como sea, si eso da beneficios en ese momento, aunque después se hunda).

Un inversos no busca CREAR-UNA-EMPRESA-SOSTENIBLE (que haga feliz a los que trabajan en ella), sino meter 10€ y sacar 20€, y utilizar la empresa como instrumento de ingeniería financiera y nada más. 
Es lo primero que te enseñan en cualquier curso de “cómo negociar con inversores” es que si llegado el plazo de desinvertir hay que destruir la empresa, se destruye, porque desde el punto de vista del inversor, las empresas no existen, sólo existen porcentajes de participaciones en entelequias instrumentales sin más finalidad que multiplicar el dinero como sea.

De hecho, una de las principales causas del fracaso de las empresas (y conozco varias fracasadas por ello) es dar entrada a inversores, porque luego te van a exigir imposibles de rentabilidad, porque en el-mundo-real-de-bienes-y-servicios no hay rentabilidades estratosféricas.

Un cordial saludo.”

Mi contestación:

Tienes una imagen muy sesgada del inversor y más sobre el capital riesgo. También tienes una imagen alterada de los empleados y de su futuro.

En primer lugar, una empresa sirve para aplicar recursos -humanos, técnicos, financieros…- para conseguir resultados económicos sostenibles. Quién pone el dinero, lo pone con una condiciones que se deben pactar al inicio y de las que nadie se tiene que llevar a engaño. Quieren ganar dinero, eso está claro, mucho si es posible.

Pero, si alguna vez has tenido una empresa en dificultades, habrás visto que tampoco es frecuente que los empleados remen a tu favor. Si lo ven mal se buscan otro curro y adiós que te vi. En esta vida, desgraciadamente para todos, todos vamos, cada uno a lo nuestro y, aunque hay altruistas, son los menos y la mayoría trabajamos, invertimos o gestionamos en beneficio propio, buscando una situación (win-win) que beneficie a todos los implicados y sin olvidar a los empleados.

Cuando una operación financiera destruye una empresa, en la mayoría de los casos, es como cuando se quema la hierba, de sus cenizas brotan rápidamente brotes verdes que dan de comer a más gente que antes. Un ejemplo claro son los Business Angels, gente que ha hecho dinero y lo emplea para ayudar a otros -cuidado! en beneficio propio claro está- a generar recursos y salir adelante.

Lo malo de especular es cuando no se genera valor añadido alguno y si, tienes razón que hay operaciones de ingeniería financiera que no tienen defensa posible pero, el comprar y vender empresas, como el crearlas, crecerlas y gestionarlas es una gran labor que hace mejorar la economía y crea empleo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios