BAQUIA

Hemos probado: tablet DaVinci de bq

La DaVinci de bq es una tableta pequeña, eficiente, que nos ofrece un rendimiento correcto sin ocuparnos toda la bolsa o cargarnos de peso.

Empecemos con el hardware. La pantalla capacitativa de siete pulgadas responde bien, bastante mejor que otras tabletas que hemos visto eN esta gama intermedia, con una resolución de 800×600 más que suficiente para su tamaño.

Tiene dos grupos de botones físicos, unos de metal en el lateral y otros de plástico junto a la pantalla. Ni unos ni otros son precisamente un derroche de estética, pero cumplen su función y permiten un manejo intuitivo.

En cuanto a las dimensiones, la DaVinci tiene un tamaño práctico, aunque puede quedarse algo pequeña para ver vídeos, lo que justifica la salida HDMI. Los altavoces ofrecen un buen sonido, con un volumen potente. Con 423 gramos no podemos decir que sea ligera, pero no pesa tanto como para que el transporte sea un gran impedimento.

Algo que no convence demasiado es la cámara frontal, de 2 megapíxeles y con la que desde luego no podremos hacer impresionantes -o decentes- fotos de paisajes, pero sí demostrar que seguimos más o menos vivos en una videoconferencia.

Davicni

Sobre el software, Da Vinci funciona con Android 2.2 o Froyo, que si bien es correcto, se queda algo descuadrado en las tabletas. El fabricante promete la opción a actualizarlo “en breve” a Android 3.0 o Honeycomb, diseñado para tabletas. Importante señalar que es compatible con Flash.

El gestor de archivos de bq que viene preinstalado es sencillo y práctico de utilizar, aunque hay ciertos problemas para que tanto este como el reproductor reconocieran los datos incorporados en los archivos de música, por ejemplo.

La tableta funciona sobre un procesador Samsung Cortex A8/SPV210 que le permite reaccionar a buen ritmo, navegar por Internet y gestionar hasta 8 GB de memoria, la mitad interna y la otra mitad en la tarjeta MicroSD que viene incluida.

A nivel de conectividad, ofrece WiFi y Bluetooth 2.1, además del habitual cable micro USB. No ofrece problemas para conectarlo a la Red o a otro ordenador, o para pasar archivos al dispositivo ya sea con el explorador o con el gestor de biblioteca que utilicemos en el ordenador.

En resumen, una tableta correcta, discreta y adecuada si queremos tener un dispositivo de gama media (cuesta 259 euros) y más cómoda de transportar que las grandes de 10 pulgadas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios