BAQUIA

Ambición vs realismo

Todos los inversores buscan proyectos ambiciosos. El problema es ¿Con que realismo cuentan? Digamos que no es fácilmente creíble que, si has estudiado Literatura Clásica, estés destinado a desbancar a Google creando un algoritmo de búsqueda que sea mucho más eficiente que el suyo. Tampoco es fácilmente creíble que, con 20 años, crees una empresa que tenga 5.000 empleados…y sin embargo, ocurre.

A pesar de ello, un inversor no puede lanzarse a financiar proyectos poco creíbles más que un formato estadístico marginal. Si tengo 20 proyectos, puedo arriesgarme en uno de ellos a que sea lo que se denomina un “long shot”, es decir, que la posibilidad de que salga como está previsto es muy poco probable. En el resto de los 19 tienes que tener mejores argumentos para contentar a tus inversores.

Los inversores americanos, en contra de lo que se cree, tampoco lo hacen, lo que pasa es que, con cientos de inversiones, tienen una docena que son proyectos increíbles y que, cuando uno sale y se convierte en Skype, todo el mundo se queda impresionado por el éxito y su capacidad de toma de riesgo. No es más que la ley de los grandes números y…lógicamente un buen conocimiento del espacio concreto en el que trabajan. Su “due dilligence” no es sobre el modelo que, por estar sin probar, nunca podrían validar. Lo que si hacen es revisar bien quienes son los emprendedores, de donde vienen, cuales son sus credenciales académicas y de comportamiento, etc…

En España estamos a años luz de los americanos pero, en los últimos 5 años, se empieza a vislumbran un entorno de emprendedores de éxito que SI quieren apostar por el futuro y lo hacen cada día mejor.

Nos va en ello el futuro de nuestro país…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios