BAQUIA

Las playas, los cajeros y las avalanchas

He estado unos días -el fin de semana- en la playa, concretamente en Calafell. Como es habitual en estos casos he tenido que ir al cajero automático para sacar dinero. El Banco de Santander me recibió con un “Lo sentimos pero…utilice el cajero más próximo”. Bueno, había un Banesto y un Banco Popular al lado, así que intenté sacar dinero en ambos. Tampoco hubo suerte.

Luego, paseando por el paseo marítimo me di cuenta de la razón -estaba de bote en bote- es decir, la avalancha humana había dejado a todos los cajeros del pueblo sin un chavo. ¿Es tan difícil prever que en un fin de semana con buen tiempo la playas se van a llenar y los cajeros necesitan…más madera? ¿Cuando aprenderás los cajeros a ser más comunicativos y decirnos, por ejemplo, me he quedado sin pasta pero hay dos cajeros a 300 metros que todavía tienen? o Lo sentimos pero tendrá usted que ir al pueblo de al lado, esta es la dirección.

Vamos que en tiempos de Google Maps y demás aplicaciones típicas de la era 2.0, el grado de comunicación de los cajeros automáticos deja mucho que desear. Hay que irse de vacaciones con el dinero en la mano, con el consiguiente riesgo de robo, claro.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios