BAQUIA

Decir las cosas como son duele

Después de 20 años promoviendo la Economía Digital, invirtiendo en más de 40 empresas de Internet en 3 Continentes y entrevistado a más de 1.000 emprendedores, sigo sin tener una varita mágica que me diga que proyectos triunfarán y cuales no lo harán. Creo tener algo más de criterio que el inversor normal pero siempre me sorprende algún ángulo nuevo que no tenía contemplado. El haber estado en 3 de los 5 grandes éxitos -económicos por lo menos- del Internet español me da cierta perspectiva.

Con todo y con ello, precisamente por el tema de los ángulos nuevos, sigo teniendo prudencia y evitando el sentar cátedra, a pesar de ello, en mis presentaciones en público -a más de 50.000 personas en estos 20 años- siempre he tenido grandes enemigos. Son gente que entienden mis comentarios como dogmas en los que no están de acuerdo -no lo son, no creo que nadie tenga la representación de la verdad- y, en algunos casos, por razones cambiantes, se sienten directamente aludidos y ofendidos.

Cuando lo averiguo siempre pido disculpas pero claro, no siempre me entero. Con el inicio de la nueva temporada de presentaciones, comentarios en este Blog de Infoman y en Twitter volverá a pasar lo mismo. Mis disculpas a todos los que se crean que hablo de ellos, nunca es nada personal ni concreto, es un recopilar de mis experiencias y la dósis adecuada de cinismo para saber que uno “nunca tiene toda la razón”.

Por cierto! la memoria de Google crea un entorno complejo para este tipo de odios, de repente, ves comentarios contra tí por un artículo de hace años. Alguien ha llegado de nuevo al mismo desde Google y vuelve a opinar reiniciando una ristra de comentarios que, en algunos casos por lo menos, ya no tienen relevancia alguna.

Es mejor olvidarlos, nunca llueve al gusto de todos, ya sabéis…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios