BAQUIA

La salud -física y mental- del emprendedor

Me hace gracia el cuidadoso seguimiento de inversiones que se hace a menudo de participaciones en start-ups. Por supuesto que es muy necesario seguir -de manera regular- la marcha de la empresa y de sus parámetros más importantes de negocio. Sin embargo, hay un aspecto que no se refleja en ningún informe y que, para mi, sigue siendo capital en la marcha de una inversión: El estado de ánimo del emprendedor.

Me preocupa cuando le veo engordar rápidamente o, de repente, pierde peso o, en ciertas conversaciones, se queda con la mirada en blanco sin saber donde focalizar su atención. Todo ello puede no ser relevante. En la mayoría de los casos no lo es, pero yo he aprendido que, ante cualquier detalle de este tipo, tengo que dedicarle un par de horas para averiguar como se siente y ver como puede ayudarle.

Algunos ya han aprendido a pedir ayuda cuando la necesitan, sin más, pero, en la mayoría de los casos, acostumbrados como están al “solo ante el peligro” no se les ocurre compartir conmigo el problema. Compartido, un problema suele tener mejor arreglo.

Ya sabéis, no estáis solos….


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios