BAQUIA

Hemos probado: LG Optimus Black P970

La coreana LG ha dado definitivamente un salto de calidad con sus smartphones, Si su Optimus 2X ya destacaba como un teléfono sólido y potente, el Optimus Black puede presumir de elegante, liviano y completo.

Sostener el Optimus Black en la mano transmite una sensación de ligereza. Y es que se agradece un smartphone de elevadas prestaciones que pesa 109 gramos y no llega al centímetro de grosor. Y que además evita el tacto de plástico de otros smartphones con un acabado más agradable.

La brillante pantalla de Gorilla Glass, de 4 pulgadas y resolución de 480 x 800 píxeles, combina una imagen nítida y muy brillante con una buena reacción. La pantalla de 700 nits reduce el consumo de energía, por lo que la batería aguanta más que la media de smartphones con grandes y luminosas pantallas.

Los botones de control (encendido, volumen) están bien integrados en la carcasa, lo que en ocasiones puede hacerlos difíciles de encontrar o pulsar, pero a cambio ofrecen un aspecto más elegante. Llama la atención el botón G, que combinado con diversos gestos (es decir, sacudir el teléfono en una u otra dirección) permite pasar de página en el menú, desplazar el cursor por un texto o pasar de canción sin tocar la pantalla. A nosotros nos pareció engorroso y tal vez innecesario, pues es más sencilla la interacción con la pantalla táctil.

Lg optimus blck

El Optimus Black funciona con un procesador Cortex A8 a 1 GHz, que tal vez no iguala el brutal rendimiento de los procesadores de doble núcleo, pero es suficiente para que el teléfono responda de forma desahogada, junto con los 2 GBs de memoria (ampliables con tarjetas microSD) y 512 MB de RAM

A nivel de software, el Optimus Black viene con Android 2.2 Froyo. Se puede actualizar a 2.3 Gingerbread, pero no tenemos claro cómo rendiría entonces el procesador. En Froyo, al menos, funciona con agilidad y sin ahogarse.

Otra cosa que agradecemos es que el dispositivo no viene con un montón de aplicaciones y software preinstalado: las aplicaciones para medios sociales (al parecer LG cree que alguien sigue utilizando MySpace), la tienda propia y poco más, salvo por dos programas que nos han parecido útiles: el sistema automático para que el servicio técnico pueda tomar el control de nuestro dispositivo en caso de problemas y SmartShare, una aplicación para intercambiar archivos entre dispositivos conectados a la misma red WiFi.

Destacan algunos detalles como el teclado virtual, con las teclas separadas para que sea más cómodo escribir mensajes, o la bien lograda radio FM. En cuanto a las cámaras, tenemos una trasera de 5 MP con flash de LED y LG presume de una cámara frontal de 2 MP. No tenemos claro que esto sea realmente útil para nadie, pero ahí queda.

En conclusión, puede que este teléfono no esté a la altura del iPhone 4 o el Nexus SII, pero se puede calificar como un gran smartphone, accesible a un precio en torno a los 400 euros si lo queremos libre.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios