BAQUIA

La clave: costes variables

Hay que huir de los costes fijos al máximo. Una empresa de Internet debe orientar sus resultados a que puedan explotar en cuanto la facturación crezca. Trata de que los gastos fijos no sean más del 25%-35% de la facturación, externaliza y haz variable cualquier otra inversión y consigue que, simplemente con hacer crecer las ventas, tengas una cuenta de resultados extraordinaria.

Cuando se hace una ronda de ampliación de capital y se consigue tener, por fin, mucho dinero en el banco, se tiene la tendencia a cargarse de gastos fijos. Hemos pasado meses bajo presión, trabajando mucho y duro y ahora parece ser que hay que duplicar la plantilla para poder seguir. Craso error.

Hay que seguir forzando la máquina, como si no hubiéramos tenido la ronda y buscar fuera en variable todo lo que necesitemos. Tenemos que tener un gran equipo pero pequeño, motivado y excepcionalmente alineado con los objetivos de la empresa. El resto hay que subcontratarlo y tenerlo en variable para que, si tenemos un vuelvo en los ingresos, podamos cortar en horas esos gastos.

No os carguéis de madera muerta, solo es un lastre para la empresa y la hace perder competitividad y alegría.

Aclaración:

Me escribe un amigo y profesor y me hace notar que depende mucho de cada caso lo que se puede o no hacer variable. También me lo comentáis vosotros. Lo importante no es el porcentaje. En comercio electrónico, por ejemplo, nunca se pueden bajar tanto los costes fijos pero se trata de pensar en variable en todo lo que hagamos. La pregunta que debemos hacernos es ¿Es este proceso o trabajo algo que está mis competencias clave o puedo dejárselo a alguien de fuera que me cobre en variable la mayor parte? ¿Como puedo, por ejemplo, convertir un gasto fijo en variable?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios