BAQUIA

5 problemas de seguridad que nos deja 2011

1. Hacktivismo. Hasta 2011, la idea estereotipada del hacker no profesional era la de un muchacho joven, aburrido y trasteando con sistemas ajenos por seguridad por diversión y superación personal.

Ahora, estos hackers tienen un toque de justicieros de la Red, se unen en grupos grandes sin jerarquía establecida y cuando eligen una causa (ya sea la defensa de WikiLeaks, los derechos civiles en el Tercer Mundo o el linchamiento de un maltratador animal), abruman con sus números tirando de ataques de denegación de servicio, acceso a sistemas no demasiado protegidos y posterior divulgación de datos confidenciales.

Eso sí, cuando se topan con una defensa decente, lo reconocen. Y es mejor forma de combatirlos que deteniendo supuestas "cúpulas".

2. Malware militar. Militar, o de defensa, o creado por gobiernos. Lo llamemos como lo llamemos, el caso es que Stuxnet, Duqu y familia han dejado claro que las innovaciones militares en tema de guerra electrónica pueden afectar a cualquiera que resulte tener el mismo equipo informático que el objetivo del ataque. Una cosa más de la que preocuparse.

3. Los términos de uso. Esto no es que sea nuevo, es que quizá empezamos a planteárnoslo. No hace falta que nadie nos robe los datos, si nosotros mismos marcamos la casilla "he leído y aceptado los términos de uso" sin tener ni idea de que acabamos de cederlos al servicio de turno para que los venda, los use o se haga una pulsera con ellos. Un poco más de ojo nos ahorraría un par de sustos.

4. Seguridad insuficiente. Lo amplio y variado de empresas que han sufrido brechas de seguridad el año pasado, desde firmas de videojuegos a operadoras pasando por contratistas de seguridad, nos han hecho preguntarnos hasta qué punto se aseguran las compañías e instituciones con las que trabajamos de mantener nuestros datos a salvo.

5. Nuestros cacharros móviles. Ya sea porque los perdemos, nos los roban o porque sufrimos un ataque informático, nuestros teléfonos y tabletas cada vez tienen más información importante -no digamos cuando se extienda el pago con el móvil-, así que más nos vale acudir a alguna aplicación que lo proteja de una cosa y otra, por si acaso.

[Imagen de Jim Linwood via Flickr]


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios