BAQUIA

¿Porque nos gastamos tanto sin saber?

La mayoría de las start-ups sobrecarga sus aplicaciones en el lanzamiento. No hay nada más peligroso que querer adivinar lo que el usuario -incluso mejor, el cliente- va a hacer con nuestra aplicación. En la mayoría de los casos, el 80% de las prestaciones que hemos programado no sirven para nada y, sin embargo, rápidamente nos damos cuenta -si escuchamos atentamente- que otras cosas nos hacen falta desde la perspectiva que cuenta…la del cliente.

Por ello, en cualquier proyecto, hay que tratar de tener un prototipo funcional en marcha a bajo coste, probar en el mercado con clientes reales lo que quieren y adaptar la aplicación a sus necesidades. Discutir largas horas sobre lo que “va a querer” es un ejercicio futil. Es mucho mejor ver como se comporta y que prestaciones valora y cuales le darían más satisfacción si las tuvieran.

Hasta un 80% de cualquier proyecto termina siendo un saco de prestaciones sin usar que tendremos que quitar -a pesar de lo que nos ha costado programarlas- para darle mayor funcionalidad a la aplicación. Internet son conversaciones y lo único que necesitas es el mínimo para iniciarlas. A veces 5.000 Euros bien empleados te producen más que 300.000 planificados alrededor de una mesa por sesudos ejecutivos que intentan “adivinar” como se va a comportar su cliente.

Empezad rápido, con bajo presupuesto y escuchad al cliente…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios